Inicio » Como afrontar el dolor » El reposo en cama es un enemigo de tu espalda

El reposo en cama es un enemigo de tu espalda

Tras padecer un caso de dolor de espalda, la reacción lógica es la de guardar reposo en cama. Al hacer esto esperamos a que el dolor remita para poder seguir con nuestras actividades, ya que se considera que de esta manera la espalda sanará antes al no forzarla. Sin embargo, esta creencia generalizada es un error.

El reposo en cama no es aconsejable contra el dolorEn realidad, no existe ninguna razón que justifique que el reposo acelere la curación de la lesión muscular o espinal. Si bien, la actividad que se lleve debe ser más ligera de manera que no se fuerce la zona dañada, pero no hasta el punto de cesar toda actividad.

Al guardar reposo en cama aumentamos la velocidad en la que nuestros músculos se debilitan al no estar sometidos a actividad. Los músculos débiles reciben menor irrigación sanguínea y, por tanto, menos nutrientes para reparar el dolor. Además, con la debilidad muscular originada por el cese de actividad nos volvemos más vulnerables a que nuestra espalda sufra nuevos episodios de dolor o lesiones diferentes.

Se deben buscar actividades que no desencadenen dolor ni lo agudicen. Es conveniente consultar a un médico sobre la mejor manera de afrontar el dolor de espalda sin dejar de mantener un cierto ritmo y sin necesidad de cesar por completo toda actividad.