Inicio » Prevención del dolor » Prevenir el dolor al practicar deporte

Prevenir el dolor al practicar deporte

A la hora de realizar cualquier actividad deportiva existen una serie de pautas que nos permiten evitar la aparición de dolor. El deporte supone una mejoría del bienestar físico a larga, pero para que sus beneficios se noten es imprescindible practicarlo adecuadamente. De otro modo, la práctica incorrecta de deportes puede derivar en dolor físico.

Es importante calentarEn cualquier actividad el paso previo es el calentamiento. Es importante dedicar entre 10 y 15 minutos a un calentamiento suave que prepare a los músculos para la actividad física posterior.

En las actividades aeróbicas como la marcha o aquellas que impliquen muchos movimientos como el baloncesto es recomendable llevar calzado que no tenga una base rígida. Con un calzado de suela más blanda los impactos del trote y de los saltos se suavizan lo que reduce el desgaste de las articulaciones y permite una mejor protección de los huesos.

Se debe mantener en todo momento una distribución equilibrada del peso del cuerpo, así como intentar mantener vertical el torso como eje de nuestro equilibrio. Es un error inclinarse hacia adelante o atrás al correr y es importante corregir esa postura. Además, se debe mover con coordinación brazos y piernas para ayudar a mantener el equilibrio así como para distribuir equitativamente el peso del cuerpo entre ambos costados.

No fuerces los músculos en exceso. Es importante conocer tus límites y no sobrepasar en mucho tu capacidad. Cargar con demasiado trabajo a tu espalda puede conllevar contracturas muscular y la aparición de dolor. Es importante cesar cualquier actividad en el momento en el que se detecte que un músculo ha podido lesionarse por forzarlo.

La espalda puede sufrir dolor de una sobrecargaEn la práctica del ciclismo la espalda sufre especialmente. La postura que se adopta encima de la bicicleta suele provocar tensiones muscular que derivan con el tiempo en dolor de espalda. Es difícil evitar este dolor, pero hay consejos que pueden ayudar a combatirlo. Resulta de gran ayuda desarrollar la musculatura abdominal que permite sostener la espalda. Por otro lado, se debe colocar el sillín de manera que no sea difícil alcanzar el manillar. De igual modo, los pedales deben ser accesible sin necesidad de forzar un estiramiento. Por último, se debe intentar mantener la espalda lo más elevada posible.

En aquellos deportes que se usen sticks, raquetas, etc. es recomendable usar los equipos más ligeros posible. Al mover con gran velocidad una raqueta, el peso de esta se ve aumentado por esa fuerza y pueda provocar una lesión al forzar los músculos. Con complementos más ligeros es más fácil controlar el peso y el trabajo que necesitan hacer los músculos.