Inicio » Conoce tu espalda » El eje de la espalda: la columna vertebral

El eje de la espalda: la columna vertebral

El principal elemento de que se compone nuestra espalda es la columna vertebral. Su principal función es la de sostén del torso así como protección de la médula espinal, eje del sistema nervioso. La columna está formada por 33 vértebras distribuidas en las siguientes secciones: cervical, dorsal, lumbar, hueso sacro y coxis.

cervicalLa primera sección, la cervical, se compone por 7 vértebras. Parte del cráneo con quien mantiene un nexo de unión. Básicamente, las vértebras cervicales componen la estructura ósea del cuello. Este grupo de huesos posee gran movilidad gracias al conjunto de músculos del cuello. Por otra parte, las cervicales están muy asociadas al dolor al estar muy expuestas ante accidentes de circulación.

El grupo dorsal se compone de las 12 vértebras de las que parten las costillas. En unión con el esternón, esta sección conforma la caja torácica. Se trata de la región de la espalda que presenta una curvatura más pronunciada.

La región lumbar la forman 5 vértebras de mayor grosor. Continúan sirviendo de armazón para la médula espinal. Se sitúan en la base de la espalda y sirven de conexión entre el hueso sacro y las dorsales. Este grupo de vértebras lumbares soportan mucho del trabajo de la espalda al situarse en su base, por lo que es otra zona más sensible al dolor.

La columna vertebral finaliza con dos segmentos de vértebras fusionadas en dos huesos. La primera sección es el hueso sacro, compuesto por 5 vértebras fundidas en una. Por último, el coxis se compone también de una fusión de vértebras y cierra la pelvis.

Entre cada vértebra se sitúan discos. Éstos son los que permiten a la columna vertebral los movimientos, así como flexionarse. Gracias a los discos intervertebrales, las vértebras no chocan entre ellas y los impactos naturales producirnos al movernos o andar son absorbidos.

Por último, las carillas articulares son pequeñas piezas que sirven para unir las vértebras entre sí. Al ser una articulación, están forradas de líquido sinovial, lo que elimina la fricción del movimiento y evita el dolor que ésto provocaría.